INNOVACIÓN
 
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.
 

Formas de pago

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Compártelo en:

Facebook Twitter del.icio.us Digg Technorati LinkedIn meneame
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

Pasarelas de pago:

Una pasarela de pago o Terminal de Punto de Venta (TPV) virtual, cumple en Internet la misma función que los sistemas tradicionales de cobro mediante tarjeta de crédito (TPV físico): permite que los clientes puedan pagar una compra utilizando una tarjeta de crédito.

  • El cliente utiliza una aplicación de comercio electrónico para escoger una lista de artículos a comprar. La aplicación calcula el importe total a cobrar.
  • Cuando el cliente decide pagar, la aplicación de comercio electrónico le redirige al sitio web del banco indicándole al TPV la cantidad total a cobrar.
  • El cliente introduce el número de su tarjeta de crédito en un formulario del sitio web de la entidad financiera. Este dato viaja encriptado hacia los servidores del banco.
  • El banco realiza en cuestión de segundos una comprobación de la validez de la tarjeta de crédito y la existencia de fondos. En caso afirmativo, se realiza el cobro ingresando el dinero en la cuenta bancaria del vendedor (la cual debe estar en el banco correspondiente al TPV que se esté empleando).
  • El sitio web del banco informa a la aplicación de comercio electrónico sobre el resultado de la transacción, es decir, si el pago se ha hecho efectivo o no.
  • Dependiendo de este resultado, la aplicación de comercio electrónico deberá realizar diferentes acciones: informar al usuario, actualizar las bases de datos de la aplicación con el resultado de la transacción, etcétera.
  • Es necesario resaltar que el sistema de pago implementado por los diferentes bancos, no proporcionan una aplicación de comercio en sí, sino que simplemente implementan un sistema de pago

El TPV virtual ofrece ventajas tanto a los compradores como a los vendedores:

Para el COMPRADOR :

  • El pago se realiza directamente en los servidores del banco.
  • El número de tarjeta está totalmente asegurado y viaja sólo hacia el servidor del banco, es decir, el vendedor nunca podrá saber cuál es el número de tarjeta del comprador.
  • El vendedor debe tener una cuenta en el banco con cuyo TPV desee emplear con lo que se elimina la posibilidad de ventas fraudulentas.
  • Se podrá elegir entre varias tarjetas de crédito.

Para el VENDEDOR :

  • Disponer de una pasarela de pago significa seguridad total para sus clientes.
  • El banco correspondiente verifica que la tarjeta de crédito del cliente es real y tiene fondos suficientes para realizar la compra.
  • El cobro se ingresa al instante pudiendo cobrar a clientes de cualquier lugar del mundo.

Desventajas:

  • Las comisiones por este sistema de cobro son muy altas, del orden de un 4% del importe total. Si lo comparamos con el 2% de los pagos por tarjeta en tiendas físicas, apreciamos un agravio comparativo que supone un tremendo obstáculo al desarrollo del comercio electrónico.
  • Al parecer, este cargo tan desmesurado tiene su origen en criterios adoptados por Visa y otras entidades emisoras de tarjetas que penalizan el comercio electrónico aplicándole la comisión más alta del mercado, debido al supuestamente elevado número de reclamaciones existentes.

Requisitos para el uso de un TPV virtual

El único requisito es abrir una cuenta con el banco que se desee trabajar. El comerciante que desee utilizar una pasarela de pago debe comunicar en su oficina bancaria el deseo de utilizar el sistema de pago debe comunicar en su oficina el deseo de utilizar el sistema de pago por internet  con un determinado proveedor. Posteriormente el banco le comunicará al comerciante el nombre de comercio que le haya sido asignado. El nombre de comercio es un identificador único que se utiliza a la hora de referenciar su tienda virtual. Una vez que sepamos su nombre de comercio podrá comenzar a utilizar la pasarela de pago.

Dinero electrónico:

Según lo establecido en la Directiva 2000/46 se define el dinero electrónico como el valor monetario representado por un crédito al usuario que es:

  1. El almacenado en un soporte electrónico.
  2. Basado en la recepción de fondos en una cantidad no inferior en valor al valor monetario asignado.
  3. Aceptado tradicionalmente como medio de pago.

Propiedades del Dinero electrónico:

  1. Independencia: La seguridad del dinero digital no debe depender de el lugar físico donde se encuentre, por ejemplo en el disco duro de un PC.
  2. Seguridad: El dinero digital ( el número ) no debe de ser usado en dos diferentes transacciones.
  3. Privacidad: El dinero electrónico debe de proteger la privacidad de su usuario, de esta forma cuando se haga una transacción debe de poder cambiarse el número a otro usuario sin que el banco sepa que dueños tuvo antes.
  4. Pagos fuera de línea: El dinero electrónico no debe de depender de la conexión de la red, así un usuario puede transferir dinero electrónico que tenga en una “smart card” a una computadora, el dinero digital debe ser independiente al medio de transporte de use.
  5. Transferibilidad: El dinero electrónico debe ser transferible, cuando un usuario transfiere dinero electrónico a otro usuario debe de borrarse la identidad del primero.
  6. Divisibilidad: El dinero electrónico debe de poder dividirse en valores fraccionarios según sea el uso que se da, por ejemplo en valor de 100, 50 y 25.

A diferencia de los medios de pago habitualmente utilizados en el comercio electrónico, tarjetas de débito y crédito, el dinero electrónico no depende directamente de mecanismos de pago existentes, como sería el funcionamiento de un TPV virtual o pasarela de pagos, sino que representa en sí mismo una nueva forma de pagar, un nuevo tipo de dinero, que, en determinadas condiciones, podría incluso ser utilizado en tiempo real sin necesidad de que una entidad financiera autorizase la transacción.
Para utilizar el dinero electrónico existen dos tecnologías distintas: los llamados "monederos electrónicos" y los "números firmados", que analizamos someramente a continuación.

Monederos electrónicos:

Los llamados "wallets" en terminología anglosajona, y cuya traducción sería "billetero", son tarjetas que incorporan un chip, las llamadas tarjetas inteligentes o "smart cards", donde se almacenan cantidades de dinero que previamente se han descontado de una cuenta bancaria.

El poseedor de la tarjeta dispone del dinero de forma anónima y puede gastarlo cuando y como quiera sin necesidad de conseguir la autorización de la entidad bancaria, ya que el dinero está en su monedero electrónico y no en el banco.

Este sistema ya se está utilizando para compras físicas en el mundo real, con las tarjetas monedero para compras de pequeño importe. Sin embargo, para usarlas en Internet requerirían el uso de unos lectores especiales que deberían incorporarse a los ordenadores, ya que el principal problema de estas tarjetas inteligentes es que deben tener una forma de comunicarse con el sistema para transferirle la información sobre el dinero de que dispone y la fecha de expiración para su uso.

Es evidente que la utilización de un lector acoplado al PC elimina la posibilidad de fraude, ya que el sistema exige la presencia física de la tarjeta, y no simplemente el conocimiento del número como pasa actualmente con las pasarelas de pago. Sin embargo, la necesidad de un terminal especial complica considerablemente la flexibilidad necesaria para que los usuarios puedan hacer compras desde donde quieran (no necesariamente desde su propio ordenador) y cuando lo deseen.

Números firmados:

Este sistema de dinero electrónico se basa en que la entidad bancaria emite unos números aleatorios y los firma con su clave privada, quedando registrados en la base de datos de la entidad. El valor que tienen los números firmados depende de la longitud del número, y se pueden fraccionar cambiándolos en la propia entidad. Para decirlo de una forma comprensible, es como si el banco emitiera billetes numerados, aunque no tienen presencia física.

Los usuarios pueden pedirle al banco, a través de la red, los números que quieran, y la entidad se los suministra a cambio de un cargo en su cuenta o tarjeta, quedando el cliente, a partir de ese momento, habilitado para utilizar dichos números cuando y como desee.

Este medio de pago basado en números firmados no cuenta aún con difusión en la red, no siendo familiar ni para comerciantes ni para clientes, La causa es doble: de una parte, la complejidad técnica y la ausencia de estándares y regulaciones aceptadas por la banca, y de otra, la inexistencia de una legislación que proteja a los usuarios de los fraudes que pudieran sufrir al utilizar este procedimiento.

Esquema de funcionamiento del dinero electrónico:

Es evidente que el dinero electrónico es un sistema análogo a la divisa extranjera en el sentido de que puede ser cambiado por dinero real en cualquier momento, para lo que se hace preciso que exista un banco central virtual, que es quien emite los números firmados.

El funcionamiento de este medio de pago es el siguiente:

  • El cliente tiene que abrir una cuenta on-line con el banco central virtual para cambiar su dinero tradicional por dinero electrónico.
  • El dinero electrónico que los clientes han comprado se guarda en un "monedero electrónico".
  • A partir de ese momento, los clientes pueden hacer uso del dinero electrónico con los comerciantes que lo acepten.
  • Los comerciantes usan un software facilitado por el banco central virtual para aceptar el dinero electrónico, que posteriormente cambian por dinero tradicional en el banco central virtual.
  • La clave está en que cada moneda o billete electrónico tiene un número de serie, por lo que sólo puede ser emitido o cambiado una única vez por dinero real en el banco central virtual.
  • Las transacciones realizadas con dinero electrónico están protegidas por el sistema de criptografía de clave pública.

La intimidad de los clientes queda protegida al efectuarse el cambio del dinero electrónico por dinero tradicional, ya que el banco central virtual no revela su identidad. Es decir, al contrario de lo que sucede con las tarjetas de crédito o débito, en que la identidad del titular es conocida por el comerciante, el dinero electrónico es válido por sí mismo, sin que el comerciante necesite conocer quién es la persona que lo posee y lo está utilizando para hacer una compra.